Facebook

Resumen: Qué es la pobreza, cómo medirla y cómo enfrentarla son las tres preguntas que este documento responde apoyándose en el andamiaje teórico de los estudios de género. Armonizar las políticas de crecimiento económico, equidad social e igualdad de género aparecen como un desafío impostergable. 

La pobreza como resultado de relaciones de poder que afectan de manera diferenciada a hombres y mujeres en primer lugar, pero también a indígenas y afrodescendientes, adultos mayores y habitantes de algunos territorios han llevado a ratificar la multidimensionalidad del fenómeno, las virtudes y limitaciones de las formas tradicionales de medirla, llamando la atención sobre dimensiones específicas que explican las desventajas de las mujeres: la invisibilidad del trabajo doméstico no remunerado, la pobreza de tiempo asociada a éste; la discriminación laboral y salarial contra las mujeres; la relevancia de los estudios sobre la familia desde una perspectiva de género y los desafíos para las políticas públicas.

Para evitar sesgos discriminatorios se plantea que es necesario desarrollar la autonomía económica de las mujeres y fomentar la conciliación de la vida privada con la doméstica alentando el ingreso masivo de los hombres a la esfera del cuidado.

Publicado en Archivo Documental

Fragmento: Políticas para superar la pobreza desde una perspectiva de género:

Los expertos coincidieron en que las políticas de combate contra la pobreza carecen del análisis de equidad, lo que impide el aprovechamiento de la inversión social y tiende a perpetuar la pobreza. Por ello, en el debate se reforzó la necesidad de transversalizar la perspectiva de género en todos los ámbitos institucionales e instalar en el núcleo de asuntos prioritarios el tema de género, lo que permitirá articular las políticas de superación de la pobreza con políticas de equidad de género.

Entre las áreas estratégicas a las cuales deben dirigirse estas políticas de género, los expertos indicaron la conciliación entre los ámbitos productivos y reproductivos, el empoderamiento de las mujeres y el fomento de la autonomía económica, física (derechos sexuales y reproductivos) y social (participación) de ellas.

En cuanto a las políticas conciliatorias de la vida familiar, se propuso mejorar el acceso y la calidad del empleo (remuneraciones, protección social); aumentar la responsabilidad de las entidades públicas en el cuidado infantil; fomentar cambios culturales que permitan valorizar y visibilizar el trabajo doméstico y que flexibilicen la división del trabajo remunerado y no remunerado por género; prevenir y atender a víctimas de violencia intrafamiliar, entre otras medidas (...)

Publicado en Archivo Documental

Resumen: Los cambios a nivel de Estado y sociedad que la globalización, el modelo económico liberal y la apertura mundial han generado, están modificando el concepto y perspectiva de la política social, lo que trae consecuencias acerca de la forma en que el Estado interviene en materias de desarrollo social en América Latina.

Este texto analiza la trayectoria de la política social y la conceptualización sobre la pobreza para, a partir de este bagaje, profundizar acerca del aporte que representan los programas de alivio a la pobreza basados en transferencias condicionadas que se han comenzado a implementar en la región desde fines de los años 90.

Publicado en Archivo Documental

Fragmento: Existen desigualdades entre los sexos, en el acceso al mercado laboral, a los recursos productivos, a los activos generadores de ingresos, que limitan la autonomía económica y el acceso a la toma de decisiones principalmente de las mujeres.

- Reconocer y hacer explícitos estos factores dota de mayor profundidad al análisis de la pobreza y contribuye a encontrar políticas para enfrentarla.

- Para ello, se pueden identificar tres niveles de estudio:

- La medición de la pobreza en general
- La relación entre pobreza y género
- Las distintas propensiones a ser pobre según género

Para la medición de la pobreza existen dos grandes aproximaciones

- El enfoque monetario considera como pobres a las personas que viven en hogares cuyos recursos no alcanzan para adquirir una canasta básica de bienes y servicios.
- El enfoque no-monetario o multidimensional considera como pobres a las personas que sufren de carencias en uno o más ámbitos seleccionados.

Publicado en Archivo Documental

Introducción: Los datos que figuran en el presente informe demuestran la importancia de la igualdad de género y la autonomía de la mujer. En América Latina, la pobreza aumentaría más de 10 puntos porcentuales en las zonas urbanas sin el trabajo remunerado de las mujeres. La violencia de género, además de constituir una violación de los derechos humanos, resta capacidades a las mujeres y sus familias en todos los ámbitos, mientras que el desconocimiento de sus derechos reproductivos las vuelve más vulnerables, especialmente en el caso de las mujeres pobres. Por último, la escasa representación, o incluso la ausencia, de las mujeres en la toma de decisiones impide que sus demandas figuren en la agenda pública.

Estos asuntos requieren la atención urgente por parte de los gobiernos. Desde la perspectiva específica del objetivo 3, es decir, en su calidad de fin en sí mismo y de meta instrumental para el logro de los demás objetivos, en el informe se revisan los avances logrados en la disminución de la pobreza que afecta a las mujeres, a la vez que se plantean algunas dimensiones imprescindibles para que alcancen su autonomía, esto es, una mayor capacidad y condiciones concretas que les permitan tomar libremente las decisiones que afectan a sus vidas (...)

Publicado en Archivo Documental

Fragmento: La literatura social y económica registra una amplia diversidad de enfoques relativos a la pobreza que durante mucho tiempo no tuvieron en consideración la dimensión de género.

Por su parte, la literatura feminista hasta los ochenta, tendió a destacar esa dimensión de una manera a veces limitada, lo que dificultó el análisis y la comprensión de la diversidad de relaciones entre pobreza y género. La compilación de artículos que presentamos tiene por objetivo rescatar la multidimensionalidad tanto conceptual como de medición de estas relaciones, indicando que el hecho de abordar la pobreza de las mujeres no necesariamente resuelve la discriminación de género.

Subrayar además, la importancia de una visión más compleja del fenómeno haciendo énfasis en la heterogeneidad de la situación de las mujeres y, en especial, de las que son pobres.

Publicado en Archivo Documental

Fragmento: Actualmente se reconoce que la pobreza y la desigualdad son fenómenos crecientes y no superados en la región latinoamericana, “la pobreza y la desigualdad social siguen siendo objetivos esquivos de nuestro desarrollo y han sido duramente golpeados en los últimos años por
nuestra vulnerabilidad macroeconómica” (Ocampo, 2002). Los procesos de pobreza son aspectos de fenómenos más amplios que se relacionan con los modelos y las estrategias de desarrollo puestas en marcha.

Estos modelos de desarrollo delimitan las opciones sobre apertura comercial y financiera, las políticas macroeconómicas y mesoeconómicas que son mediadas por instituciones, normas y prácticas que, en conjunto, definen el acceso de los individuos y sus familias al uso y control de los recursos. Junto con el rezago tradicional latinoamericano en materia de pobreza y distribución de ingresos, se agrega el empobrecimiento reciente de grandes sectores medios de población producto de las crisis económicas que han afectado a la región, y con especial fuerza, a algunos países durante los años noventa. Además, existen evidencias acumuladas que los efectos de estas crisis han afectado de manera diferencial a hombres y
mujeres (CEPAL, 2003) (...)

Publicado en Archivo Documental